Entrevista a Zahara Gómez

Autora de Natura, el decimoctavo número de Pewen Cuadernos de Fotografía,
la colección de fotolibros dedicada a fotógrafos iberoamericanos.

El trabajo de Zahara Gómez está marcado por un compromiso social, político y poético desde el cual aborda temas de memoria y violencia hacia una antropología visual. Para Zahara, la fotografía parece sellar una realidad que siempre se ve sobrepasada por ella misma, desde esta perspectiva intenta dar forma a su mirada crítica y no menos sensible como autora.

Fotografía de la serie Natura © Zahara Gómez

En Natura, al igual que en Los esfuerzos del cuerpo, dos de tus recientes proyectos, se percibe un tempo más calmo en relación a tus primeros trabajos. En ambos proyectos acompañas la secuencia fotográfica con ilustraciones y material de archivo. Cuéntanos cómo se genera este cambio y qué importancia le das a la utilización del archivo, qué función desempeña en tu trabajo.

Creo que no es un cambio como tal, sino más bien un caminar y que efectivamente, tiene que ver con el tempo. Alimentar una idea inicial de un proyecto con lecturas, imágenes, conversaciones, silencios y aburrimiento, creo que tiene que ver con eso. Las ilustraciones y el material de archivo es parte de este “alimentar” la idea o intuición de inicio. Entender un contexto, a través de archivos, textos, documentación… estudiarlo, descubrirlo, no solamente en términos de objeto estético sino para poder posicionarse, opinar, defender una mirada y construir diálogos con otras disciplinas. Creo que para mí esa es la mayor función del archivo.

En Natura tratas un tema delicado que abordas con respeto pero con un claro sentido crítico, ¿Por qué fijas tu mirada en los parque zoológicos?, ¿Qué te atrajo de ellos? ¿Qué quieres comunicar con tu propuesta?

Existen muchas fantasías visuales en torno a estos lugares. A mis ojos los zoos representan la decadencia de un proyecto civilizatorio, de una manera de entender y enfrentar el mundo: la repartición de las geografías y de las riquezas naturales, las colecciones de exotismos, el estudio científico y la divulgación de la historia natural. Una Europa otrora todo poderosa que hoy se ahoga.

En los parques zoológicos siento que puedo recorrer el pasado, la memoria, y a la vez percibir un futuro, como una distopía. Estos espacios son huellas, vestigios activos, ruinas de una época que parece condenada, en la que afirmar el peligro de extinción de la fauna y la flora, nos coloca frente a nuestra propia finitud. Se convierten en meras ilustraciones de un libro de historia natural.

Cuéntanos cómo has desarrollado el proyecto, cuándo tiempo llevas trabajando, cuántos parques zoológicos has fotografiado, cuáles son las referencias que te acompañan en este proyecto.

Empecé a finales del año 2015 en Argentina. Un momento en el que caducaba el contrato privado de Concesión de Uso y Explotación del Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires y en el que existía un gran debate sobre qué se podía hacer con este lugar: si iba a seguir siendo un zoológico o no. Actualmente ya está cerrado. A día de hoy sigo trabajando en el proyecto y llevo cerca de 20 zoológicos visitados.

Las referencias son varias, los grabados del Conde de Buffon y su enciclopedia de clasificación de las especies del siglo XVIII. Los pintores animalistas del siglo XVII como Frans Snyders, las esculturas de Jacquemard o de Mauro Corda. Y también lecturas increíbles como Historia de los jardines zoológicos de Baratay y Hardouin o Le partipris des animaux de Jean Christophe Bailly (en el que habla de los animales como maestros del silencio y del silencio como espacio habitado) y la música de John Cage.

¿Cómo fue la experiencia de llevar las fotografías de Natura a las páginas de un libro?

Enfrentar mi mirada a otras dos miradas, la de los editores, para llegar a la forma final, ha sido una experiencia muy enriquecedora. En esos diálogos, dimos como válidas imágenes que yo ya había descartado; el orden inicial se vio totalmente cuestionado, y eso es bueno, porque quiere decir que sigue en evolución. El ejercicio de llevarlo a página y a soporte libro le ha dado una materialidad muy diferente, que se hace concreta. Me ha proporcionado un acercamiento diferente a mi trabajo que me permite seguir investigando.

¿Qué proyectos tienes por delante?

Natura se expondrá en la galería CASA en Nueva York en el mes de abril. Durante la exposición, tenemos previsto establecer una serie de diálogos con biólogos del zoológico de Nueva York. Igualmente, sigo trabajando sobre la memoria y la violencia en Latinoamérica: en el mes de junio realizaré una residencia de creación en Colombia y en septiembre participaré en una exposición colectiva en el Centro de la Imagen de México.

Fotografías de la serie Natura © Zahara Gómez

Zahara Gómez (Madrid, 1983) estudió historia de la fotografía y sociología en la Université Paris-Sorbonne. Durante varios años colaboró con la agencia Magnum Photos en Paris. Actualmente vive entre México DF y Europa, donde colabora como fotógrafa free lance en distintos medios de comunicación. Es parte de la cooperativa Divergence Images y de la plataforma Foto-Feminas.
+ información en http://zaharagomez.com